Tu firma y la seguridad e integridad de las peticiones nos importan

En Change.org ponemos todo el esfuerzo para proteger a nuestros usuarios y las firmas que generan sus peticiones. Esto se pone a prueba en situaciones en donde individuos u organizaciones intentan generar firmas falsas, duplicadas u otro tipo de ataque a nuestra plataforma.

El equipo de ingenieros y programadores de Change.org, localizado en San Francisco, ha desarrollado sistemas extremadamente efectivos para garantizar la integridad de las firmas en cada una de las peticiones. Este equipo de decenas de personas detecta y previene situaciones tales como el spam de firmas o firmas falsas. Para evitar esto verificamos la autenticidad de cada uno de los correos electrónicos en nuestra plataforma.

1 Correo electrónico 1 firma

Para firmar una petición, necesitás contar con un correo electrónico. Esa misma cuenta de correo electrónico solo puede firmar una vez una petición. Al realizar la firma se genera un mail de auto-confirmación que permite a la plataforma detectar si ese correo electrónico es verdadero o falso. En caso de ser falso, y se realice la firma, la misma se dará de baja.

¿Qué pasa cuando nuestros sistemas detectan que una petición o varias están recibiendo un alto volumen de firmas dudosas?

Una de las maneras que tenemos de detectar este comportamiento es identificar si las mismas provienen del mismo IP, así como también si las mismas ingresan más rápido de lo que es humanamente posible. Nuestra Política de Privacidad explica esto en detalle.

Si tenés alguna duda o pregunta sobre este proceso y querés que te brindemos más detalles acerca de nuestros sistemas de seguridad, no dudes en escribirnos a info_argentina@change.org

El equipo de Change.org