Cinco trucos para ahorrar en la cesta de la compra celíaca. ¿Cuáles son los tuyos?

Post redactado por Lucía Gemma

Hace 40 años, tras varios meses de pruebas médicas y análisis, me diagnosticaron celiaquía. Me convertí en una de las primeras diagnosticadas en el Principado de Asturias, en una época en la que todavía no existía tanta información sobre esta enfermedad. Mi historia la tienes en este vídeo que me ayudó a producir el equipo de Change.org:

Hoy se calcula que hay unas 500.000 personas en toda España que, como yo y como mis tres hijos, son intolerantes al gluten. 500.000 personas que pagamos dos, tres o incluso cuatro veces más por la comida. Por eso, hace ya más de un año, decidí iniciar una petición pidiendo al Gobierno de España que facilite la compra de alimentos sin gluten, como ocurre en otros países.

Todo lo que ha pasado desde entonces ha sido increíble: nuestra campaña ha recogido más de 400.000 firmas y es ya todo un movimiento; hemos aparecido en decenas de medios de comunicación para denunciar nuestra situación de desprotección; conseguimos que los candidatos de los grandes partidos respondieran públicamente a la petición, e incluso que algunos incluyeran nuestras propuestas en su programa. Sin embargo, todavía no hemos conseguido el objetivo (¡nadie dijo que fuera fácil!) y, sin Gobierno, es muy complicado conseguirlo.

Creo que mientras luchamos para que se reconozcan nuestros derechos, este movimiento que hemos creado puede servir también para ayudarnos entre nosotros. Por eso he escrito estos cinco consejos para ahorrar en la cesta de la compra celíaca, basadas en nuestra experiencia familiar:

1º- Gestionar la compra para la semana, basada en las ofertas. Y congelar todo lo congelable. En mi casa somos cuatro celíacos, así que arrasamos con las ofertas. En determinadas fechas, como la que coincide con el día de  la celebración del celíaco o cuando la fecha de caducidad del alimento está próxima, o incluso cuando algunos supermercados pretenden captar clientes, los precios se reducen drásticamente. Hay que estar atentos y estar dispuestos a llenar un congelador entero. Toca comparar precios, supermercados y tiendas... ofertas online y promociones.

2º- La sopa, en vez de fideos, la prepararemos  con arroz. Lo mismo con los platos de pasta... en vez de macarrones, ñoquis de patata, y la lasaña, en vez de placas de pasta, láminas de patata o calabacín. Nos haremos especialistas en páginas web de cocina.

3º.- A la hora de rebozar, utilizar puré de patatas en vez de pan rallado sin gluten.

4º.- Aprender a cocinar... sí, suena arcaico, pero realmente es como puedes rascar unos centimillos al precio final de un producto. Si utilizamos harinas de arroz, el coste será aún más económico. El sabor y la forma se resiente, ¡Pero es lo que hay!

5º.- Y, por supuesto, firmar en change.org/alimentosparaceliacos y compartir con tus amigos la petición. ¡Tenemos que normalizar nuestros precios! Y la única manera de encontrar una oferta que realmente mejore nuestra situación, es volcarnos en cambiar la historia. Vamos a conseguirlo, sólo es cuestión de tiempo y de armar mucho ruido.

¿Cuáles son tus consejos para ahorrar en la cesta de la compra celíaca? Déjalos en los comentarios y los reuniré todos en otro post para compartirlos.