Cómo llegaron 100 croquetas ilegales al Congreso

Emborrizadas. Perfectamente ordenadas. Con ese olor que alimenta. En una caja refrigerada para no romper la cadena de frío. Así llegaron el pasado miércoles 19 de octubre más de 100 croquetas ilegales al Congreso de los Diputados. Junto a ellas, las más 225.000 firmas que acompañan la iniciativa que desde hace un año lidera Cristina Romero para evitar que se despilfarre comida en los comedores escolares.

Pero…¿por qué vinieron a Madrid? ¿De dónde surgió la idea de las croquetas ilegales? ¿Qué resultados tuvieron tras esas reuniones?

Vayamos por partes.

Respecto a la primera pregunta, es sencillo: una forma muy efectiva de hacer llegar las firmas de una campaña al destinatario es haciendo una entrega de firmas. Semanas antes, Cristina escribió a los miembros de la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados para anunciarles que iba a estar en Madrid, por si podían encontrar un hueco en sus agendas para poder reunirse con ella. Y así fue. A las 9.50 se estuvo reuniendo con varias diputadas del Partido Popular y a las 13.00 con representantes de Podemos. Y entre medias, una sorpresa: la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, también se reunió con la delegación compuesta por Cristina Romero, la chef Ada Parellada y el experto en seguridad alimentaria Juan Marcos de Miquel. La presidenta del Congreso se mostró muy entusiasmada con la iniciativa al tiempo que aportó un par de ideas.

El experto en seguridad alimentaria Juan Marcos de Miquel, la chef Ada Parellada, la presidenta del Congreso Ana Pastor y Cristina Romero, impulsora de la iniciativa

El experto en seguridad alimentaria Juan Marcos de Miquel, la chef Ada Parellada, la presidenta del Congreso Ana Pastor y Cristina Romero, impulsora de la iniciativa

¿De dónde surgió la idea de cocinar “croquetas ilegales?

En ocasiones hay personas ajenas a las peticiones que deciden apoyar a una campaña además de con su firma, con una idea. Es el caso de las “croquetas ilegales”, la idea salió de la cabeza de Pablo y Borja, dos alumnos de la escuela TAG (The Atomic Garden). Ambos pensaron: ¿Qué se podría hacer con esa comida que se tira a la basura? Pues croquetas. ¿Qué pasaría con esas croquetas? ¿Alguien podría hacerlas con esos restos? Sí, pero a efectos de cómo está planteada la ley, igual ya no sería tan fácil porque las trabas son enormes.

Pero…¿realmente eran ilegales? En opinión de Juan Marcos de Miquel, y tras releer la Ley 17/2011 de seguridad alimentaria y nutrición, el artículo 9 establece entre las obligaciones de quienes tienen o producen estos alimentos que “si hay motivos para pensar que alguno de los alimentos que ha importado, producido, transformado, fabricado o distribuido no cumple con los requisitos de seguridad específicos, procederá inmediatamente a su retirada”. En opinión de este experto, “si los alimentos han sido correctamente manipulados se podrían aprovechar” y “solo sería necesario ampliar el articulado para favorecer la función social de los alimentos sobrantes”. Por tanto, ¿qué comida podría reutilizarse para ser distribuida, o incluso para hacer croquetas? Toda aquella que no haya salido del comedor, ni haya sido expuesta en los lineales de los comedores.

¿Restos que haya dejado un niño en su bandeja? No, por supuesto.

¿Media bandeja de macarrones de los que se sirven en platos individuales? Tampoco.

¿Una bandeja entera de pollo, que no ha salido de la cocina? Sí. Es ahí donde se puede aprovechar esa comida para que otras personas puedan beneficiarse. ¿Cómo? Te lo cuentan en el Colegio de los Maristas de Lleida. 


¿Qué tal resultado tuvieron esas reuniones?

De momento, muy positivos. No sólo porque muchos políticos se interesaron por la iniciativa, sino porque incluso, desde Presidencia del Congreso de los Diputados pidieron a Cristina que remita un escrito para que puedan dar a conocer cómo es la situación del desperdicio de alimentos en España en la Comisión de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Cristina Romero, creadora de la iniciativa contra el desperdicio de alimentos en los comedores escolares atiende a los medios de comunicación en su entrega de firmas en Change.org.

Cristina Romero, creadora de la iniciativa contra el desperdicio de alimentos en los comedores escolares atiende a los medios de comunicación en su entrega de firmas en Change.org.

¿Cuáles serán los próximos pasos hasta lograr el objetivo?

A esa pregunta nos vas a permitir que mantengamos la “magia”, y que esperemos a que Cristina nos sorprenda sobre qué más hará para lograr el objetivo. De momento, si no has firmado la campaña, o conoces a alguien de tu entorno que no lo ha hecho, seguro que ahora es el momento de que se la envíes (www.change.org/croquetasilegales) para que lo haga. La propia Cristina lo repetía ante los medios de comunicación el miércoles de la semana pasada: tan sólo es cuestión de voluntad política acabar con este problema. Tan solo...¡hay que ponerse!