¿Está disparando los precios del alquiler el turismo descontrolado?

¿Qué pensarías si tu piso, en cuestión de tres o cuatro meses, triplicara su precio de alquiler?, ¿podrías pasar de pagar 200 euros al mes a pagar casi 500? Cada año, esto es lo que viven los vecinos de lugares como Ibiza, Fuerteventura o Barcelona, donde la gentrificación turística ha disparado el coste del alquiler de la vivienda.

En Change.org encontramos cada vez más peticiones que exigen a los equipos de gobierno locales y autonómicos medidas para controlar el precio del alquiler de viviendas situadas en los enclaves turísticos más transitados de España.

Este fenómeno es conocido como gentrificación. La gentrificación es un proceso demográfico de transformación urbana en el que la población original de un sector o barrio paupérrimo y con una capacidad económica baja de media, es desplazada por el encarecimiento de la zona.

La gentrificación causada por el turismo está expulsando a los vecinos de las zonas más concurridas de regiones como Baleares, Canarias o Barcelona, entre otras. El proceso es sencillo y devastador: una población con un mayor nivel adquisitivo se adentra en un barrio, por tendencias turísticas normalmente, y los precios de los servicios (tiendas, bares, supermercados...) y de la vivienda comienzan a dispararse.

Es así como muchos ciudadanos se ven expulsados de una manera frustrante de los barrios que habitaron durante toda su vida. Muchas de las personas afectadas han decidido acudir a Change.org para pedir que la administración pública tome medidas para frenar estos descontrolados trasiegos demográficos.

Las viviendas no estacionales se extinguen en Baleares

El balear Luis Sevilla inició una petición para que el Consell d’Eivissa comenzara a controlar los precios del alquiler en Ibiza, ya que consideraba que independizarse se había vuelto imposible por el turismo de masas. Otro usuario ibicenco también lanzó una petición exigiendo lo mismo después de ver un anuncio que se ofrecía una habitación en alquiler “compartida, sin derecho a cocina y por 400 euros al mes”. Tanit fue la tercera persona en comenzar otra campaña para detener la gentrificación turística en Ibiza afirmando que la ciudad se había vuelto “inhabitable”.

El portavoz de la Plataforma de Afectados por los Alquileres de Ibiza, Luis Gonzaga, confesaba en una entrevista que concedió a El Mundo que era incapaz de definir la insostenible situación: «¿Situación? Ya no hay situación, simplemente los alquileres para todo el año han desaparecido y los de temporada son impagables».

Y es que Baleares recibe más de 14 millones de turistas al año. Y esto no solo afecta a Ibiza, también en Mallorca, Menorca y Formentera. Por ejemplo, Luis Soria comenzó una iniciativa para que el alquiler en Mallorca se normalizara después de que su hijo tuviera que hacer un “casting” para alquilar un piso, compitiendo con otras doce personas. Luis denunciaba que el alquiler de viviendas había menguado dado el disparatado auge del alquiler vacacional.

Se puede observar que no es un problema concreto de una ciudad, sino generalizado y devenido de la especulación turística que sufre el archipiélago balear. Así lo denuncia Alfredo Martínez, quien pide medidas de control del precio del alquiler de viviendas en todas las islas que solo entre febrero y julio subió hasta un 105,8%.

Sin acceso a la vivienda en el paraíso canario

El archipiélago canario recibe a casi 10 millones de turistas anuales que deciden visitar el conjunto de maravillas naturales que la región ofrece. Pero, de nuevo, un turismo descontrolado se deduce en unos precios de alquiler desorbitados. En Fuerteventura, Luz Otero, pidió a través de una petición que se comenzara a “gobernar el turismo” dadas las dificultades que estaba atravesando para encontrar una vivienda de alquiler. De hecho, en Canarias, el precio del alquiler subió un 4,5% en 2015, frente a la media española de aumento del 3,6%.

Por otra parte, Doris Borrego, desde Santa Cruz de Tenerife, decidió dirigirse al Gobierno Canario para pedirle que regulara el alquiler vacacional en el conjunto de islas. Ella depende del beneficio que obtiene alquilando sus viviendas a turistas, y se quejaba de las excesivas sanciones de entre 18.000 y 60.000 euros que imponía el gobierno autonómico a las más de 52.000 familias canarias que dependían directamente de estos ingresos. De hecho, alrededor de 1.300.000 turistas utilizan el alquiler vacacional como alternativa a la ocupación hotelera en Canarias. Finalmente, Doris consiguió su objetivo haciendo que el gobierno regulara esta opción turística.

Barcelona, camino de convertirse en la nueva Venecia

En El País, retrataron la trágica historia de la gentrificación turística en Venecia, en Italia, que en tan solo un siglo ha pasado de tener 174.000 residentes a apenas 57.000. La pérdida de identidad, la disminución de los locales de proximidad o la especulación inmobiliaria son los síntomas de un turismo de masas que está dejando la ciudad de los canales sin alma.

La capital catalana, que recibe a más de 8 millones de turistas al año, lleva mucho tiempo siguiendo la misma estela turística que Venecia. Desde 2014, Barcelona es una de las ciudades españolas que más ha visto crecer el precio de su alquiler: hasta un 6,6%. Un 30% de las viviendas en Barcelona se encuentran en régimen de alquiler, y la presión turística y el aumento de los pisos vacacionales ilegales han hecho subir el precio del metro cuadrado de las viviendas de alquiler en Barcelona de 13,2€ a 16,1€ en menos de un año, según informa el periódico digital eldiario.es.

Con un precio del alquiler que ha topado su máximo histórico en la ciudad condal, los usuarios de Change.org han decidido lanzar varias peticiones para frenar el encarecimiento descontrolado de los barrios barceloneses. Un usuario, desde la propia Barcelona, denunció por medio de una petición que los alquileres ilegales estaban aumentando los precios del alquiler en la ciudad a un ritmo insostenible, además de promoviendo un “turismo de borrachera”. También, una plataforma ciudadana llamada “Todos por igual” lanzó esta campaña en defensa de los pequeños barrios barceloneses y de la calidad de vida de sus residentes.

En el resto de España, la historia se repite

La historia de la gentrificación turística no se detiene en estas tres regiones. Por España pasan cada año más de 65 millones de turistas que dejan su mella en el precio del alquiler. En el resto del país los usuarios de Change.org también han reclamado un alquiler más justo. En Madrid, la rehabilitación de barrios como Malasaña o Lavapiés también ha supuesto un proceso de gentrificación que denuncia Nuria Rodríguez. También en la Comunidad Valenciana, Helena Tamarit pide mejores condiciones para solicitar ayudas al alquiler. Y en Andalucía, Alfredo López exige a la Junta de gobierno autonómica que se reduzca la carga fiscal sobre los pisos de alquiler.

Los precios del alquiler en las viviendas españolas continúan al alza, y la gentrificación junto con la especulación inmobiliaria pueden ser la causa del encarecimiento del suelo. Si tú también quieres denunciarlo, puedes iniciar una petición en Change.org y dirigirla a las autoridades competentes de tu ciudad o comunidad autónoma para garantizar un precio del alquiler justo y regulado.

¡Adelante, comienza tu campaña por un alquiler justo solo con un click!

 

Picture by rafa_luque is licensed under CC by 2.0. Cropped from original

0 Likes