Guía para sobrevivir a las novatadas

Imagínatelo. Eres el nuevo. Tienes tan solo 17 años. Dejas atrás tu ciudad, tus amigos. Y alguien te dice que tienes que meter tu cabeza en una bañera durante diez segundos. Que te va a quitar la puerta de tu nuevo cuarto para poder acceder a tu habitación más fácilmente. Que esta noche, a las 3 de la mañana, tendrás que ponerte esta ropa interior del sexo contrario y salir junto con otro grupo de jóvenes. Te insultan. Te llaman puto novato de mierda. Como lo cuentes al director, le quitará hierro al asunto. Son cosas de jóvenes, te va a decir. Tu hazles caso y así te integrarás. Bebe. Bebe hasta perder el conocimiento. ¿Qué no te gusta el alcohol? No pasa nada, elige entre vodka, whiskey o ron. Así te lo pasarás mejor, te dicen. Cada noche la historia se repite. Así durante mes. Eres un novato, y eso es lo que hacen los novatos para integrarse.

Hace un año, Manuel González inició una petición para pedirle al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte una normativa para proteger a las víctimas de las novatadas universitarias. Y lo hizo con un seudónimo, para evitar represalias.

Sufrió esta “bienvenida” instaurada en los colegios mayores, residencias, escuelas y facultades universitarias, y campus universitarios de toda España; teniendo que pasar por “gritos, amenazas, golpes, coacciones, humillaciones, cortes de pelo en los que te rapaban parcialmente la cabeza…

Él, en colaboración con la Asociación ‘No Más Novatadas’, comenzó una campaña para frenar el “perverso” sistema de novatadas que normaliza y perpetúa la violencia entre los jóvenes, justificandolo como un método de integración.

Loreto González-Dopeso, la directora de No Más Novatadas, defiende que las instituciones y el resto de involucrados a todos los niveles deben responder para poner fin a esta “tradición”. Estos son algunos de los consejos que nos han dado para hacer frente a las novatadas:

Si eres una víctima de las novatadas:

  • Di NO a las novatadas. No des por sentado que es un trámite que tienes que pasar. Nadie puede hacerte actuar contra tu voluntad.

  • Forma un grupo con otros estudiantes de reciente ingreso para gestionar mejor la presión y para poder evadirte con ellos de las novatadas.
  • No se lo escondas a tus familiares y amigos, cuéntales lo que te ocurre aunque tengas miedo.
  • Intenta evitar a los “veteranos” o antiguos colegiales.
  • No permitas que te hagan tomar alcohol u otras drogas a la fuerza.
  • Puedes avisar al Vicerrectorado de la universidad a la que esté adscrito tu colegio mayor o a los Defensores Universitarios si te sintieras intimidado.
  • Busca apoyos para no afrontar solo esta situación.

Si ves cómo alguien es víctima de novatadas:

  • No participes.

  • No las permitas, sé asertivo.
  • Tampoco las aplaudas. Se trata de una persona siendo humillada, no hay nada que celebrar.
  • Ofrece tu ayuda a las víctimas de las novatadas.
  • Rompe el silencio. Haz visibles las novatadas y pide al Equipo Directivo de la Residencia o del Colegio Mayor de la Universidad.

Por último: si vas a ingresar en alguna residencia o colegio mayor, infórmate de si es un lugar libre de novatadas, en el que dichas prácticas están prohibidas y son sancionadas por la Dirección.

Acabar con las novatadas es una tarea que exige la implicación de toda la sociedad. Si estás de acuerdo, firma para que se cree una normativa para proteger a las víctimas de las novatadas universitarias >