Qué fue de Arturo Pedrero tres años después de su victoria

Post escrito por Paula Guerrero

Imagina aprobar una oposición, conseguir tu plaza, y que no te dejen ejercer porque tienes una discapacidad. Esta fue la historia de Arturo Pedrero. Hace casi cuatro años, Arturo consiguió una plaza como Médico Interno Residente (MIR), para seguir su formación en medicina. Sin embargo, un informe del Ministerio de Sanidad le retiró la plaza por no considerarle apto debido a una pequeña discapacidad física: mueve con algunas dificultades su brazo derecho. Algo que, según él mismo afirma, “nunca ha sido un impedimento”. Algo que ya se sabía antes de realizar ese examen.

Arturo decidió entonces iniciar una petición para revertir esta situación que él consideraba injusta. Tras difundirla, finalmente recibió la mejor de las noticias: el Ministerio de Sanidad había cambiado el procedimiento para acceder a una plaza del MIR para personas con discapacidades. Sin embargo, ¿cómo seguirá Arturo tras esta victoria? Tres años después, nos cuenta cómo siguió su carrera y cómo es su vida actualmente.

Arturo volvió a aprobar el examen y obtuvo la plaza del MIR, esta vez para medicina preventiva en lugar de para medicina de cabecera. Hoy está trabajando en el hospital tinerfeño de La Candelaria, en la unidad de control de infecciones del propio hospital. “Llevo tres años trabajando como médico, y puedo decir que es un lujo trabajar en lo que te gusta”, relata orgulloso el joven.

Arturo es una persona inquieta, y no ha dejado de hacer cosas a lo largo de estos años. Ha decidido ampliar su formación haciendo un Máster en Madrid, y tras acabarlo volvió a su tierra, donde a día de hoy está “muy contento” con su trabajo, y sobre todo, está feliz de poder dedicarse a lo que le gusta.

Además, el médico nos ha contado que nunca ha tenido ningún problema o impedimento en su trabajo a causa de su discapacidad física, algo que demuestra que, en caso de que no se le hubiera permitido ejercer, probablemente se habría cometido una injusticia. “Gracias a la modificación en el procedimiento para acceder a la plaza del MIR pude sacar la mía y después ejercer de ello”, cuenta Arturo mostrando su felicidad. Sin duda, un ejemplo de esfuerzo y perseverancia que se ha visto gratamente recompensado, gracias a la ayuda de las miles de personas que firmaron la petición de Arturo.

*** Victorias como la de Arturo son posibles gracias a todos aquellos que ayudan a sostener Change.org. Hazte socio de Change.org y sigamos cambiando la historia.